Lo mas hermoso y complejo que me ha pasado en la vida : JUAN IGNACIO

Tenía  38 semanas de embarazo y se suponía seria un parto normal, lo cual no pudo ser ya que la noche del 22 de septiembre de 2007 tuve un pequeño sangrado que me hizo a las 9 de la noche correr a la clínica, ya que mi medico estaba de viaje y llegaba justo al día siguiente, procedí a llamar al médico que dejo en su lugar, el cual luego de llamarlo montones de veces, por fin se digno a atender el teléfono y referirme a una doctora en la clínica, la cual me recibió, me hizo un tacto y ,me comunico que estaba en proceso de parto, me colocaron los famosos enema y pitosin y me pusieron en sala de pre-parto, realmente estaba un poco nerviosa porque paso toda la noche y a mí me dio hasta sueno, inclusive me quede dormida un rato, aunque sentía como un pequeñísimo dolor de vientre. Pero no fue sino hasta las seis y media de la mañana (ya 23 de septiembre) que apareció el médico ( no el mío) sino el que estaba encargado por él, y nuestra mayor sorpresa es cuando me pregunta, que porque realmente es que yo acudí a la clínica, al explicarle la cara del hombre no fue muy alentadora, recuerdo claramente que se recostó de la pared ( y para ser honesta se leyó en su cara una expresión de preocupación, inmediatamente ordeno preparar todo para un cesárea, y luego de un tacto me dijo que tenía desprendimiento de placenta, no que estaba en trabajo de parto…….Pues ya imaginaran el estado de nervios mío y de mi familia y la verdad fue tan rápido que no me dio tiempo de mucho!!. Por todo esto, supongo que la Cesárea me pareció súper invasiva y particularmente cuando me colocaron la anestesia, me pareció un momento espantoso, quizás por la cantidad de instrucciones previas y la angustia que tenía en el momento!!!. Solo lamento, que por la incapacidad de algunas personas lo que debió ser un momento maravilloso se haya tornado en un momento de angustia, a pesar de no haber sido parto normal. Sin embargo, la emoción, la paz y la gratitud hacia Dios que sentí cuando vi y escuche a mi Juan Ignacio, la pueden entender todas. Hoy, es un hermoso, sano  y feliz niño de dos años y estamos en pleno control de esfínteres.. Gracias Vero por la invitación a escribir, felicidades..


Eliana


(Venezuela)